Lecciones del confinamiento

Cuando el próximo 4 de mayo pueda salir de nuevo a la calle, casi libremente, lo haré tras 66 días de confinamiento. ¿Qué habré aprendido, cuáles serán las lecciones del confinamiento?

Lo que sigue no son más que breves consideraciones, apuntes no sistematizados ni sistemáticos. Leedlo por tanto como lo que son.

  • los más pobres habrán sufrido la consecuencias de la pandemia en modo más directo y en modo inversamente proporcional a sus recursos: fuente del mapa @ScaloneValerio.tasa de contagio de COVID19 según barrios en París, más afectados los barrios más pobres.
  • que el peligro de explosión social asociada al confinamiento se debe a la debilidad del vínculo social producto por la precariedad de la mayoría: en otras palabras el sistema genera gente que apenas puede vivir en condiciones normales, en condiciones extraordinarias el Estado no puede revertir la situación.
  • no existen los partidos representativos de la mayoría social del país; cuando digo que existen digo que no hallan representación ni apoyo, ni consenso sobre todo en esa franja social que podrían representar. Las instancias de los débiles no están en las instituciones, a no ser que sea en modo retórico. Los partidos progresistas son partidos de poder, lo que quiere decir que estos partidos están más ocupados por mantener en status quo que les garantiza la permanencia en él, más que en la eliminación de situaciones de injusticia y desigualdad. 
  • la falta de imaginación de la política es tal que la solución propuesta después de esta pandemia será seguir por la misma senda.
  • crecerá la tentación de aislamiento y autarquía, lo que provocará, creo, que algunas actividades vuelvan a conocer producciones locales, especialmente si se consideran estratégicas.
  • habré aprendido, o mejor recordado, que el sistema de producción/consumo/relación actual invade espacios naturales y multiplica el riesgo de pandemias derivadas del salto de virus de especie a especie.
  • probablemente en comercio mundial sufrirá una contracción en los próximos años, lo mismo que el turismo. Si no hay una nueva pandemia será un efecto a corto plazo. Si hubiera una nueva pandemia sería diverso. 
  • los cambios comportamentales serán transitorios si no hay nuevas pandemias. Los cambios no han afectado a todos por igual. Han sido proclives los más expuestos, mucho menos todos los demás. No volveremos a ser los de antes, es un eslogan parcial.
  • no seremos sin duda los mismos para empresas y Estados. La deriva la ignoro pero si no cambia el esquema no preveo que sean cambios pro ciudadanía. 
  • la brecha digital no es una brecha tecnológica, es una brecha conceptual y de renta.
  • ¿habrá una nueva ola de concentración de medios de producción, como se decía una vez? Lo veo probable.
  • creo que se abren múltiples vías de desarrollo de otras experiencias económicas y sociales, pero no gozarán de apoyos estamentales. Quienes crean en ellas deberán actuar y arriesgar.
  • no se va a fomentar una actitud crítica sobre lo acontecido ni sobre ningún otro aspecto. La actitud de los medios de comunicación, de los Estados, de las empresas, testimonian todo lo contrario. Las diferencias de instrucción, que casi siempre son distancias sociales, crearán un surco más grande; esto sí será distanciamiento social. Fuente del mapa MapsOnWeb. mapa de Londres por barrios reflejando el grado de instrucción en porcentajes

Habrá más cosas por ahí dándome vueltas, pero por hoy basta.