La censura de Caperucita Roja

En modo paradójico la censura de Caperucita Roja no hará menos sexista esta sociedad, pero podría hacernos menos capaces de reconocer el sexismo en su contexto y tener menos instrumentos eficaces para afrontarlo.